*****La InHumana prensa

blah blah blah blah****

*DIJO CARLOS PACHECO DE LA NACION el Sábado 09 de octubre de 2010:

Cuatro piezas dan forma a esta experiencia: la interpretación y el canto, la danza, la banda sonora (incluye tangos, canciones italianas, Les Rita Mitsouko, Nina Hagen y sonidos diversos) y la iluminación. Cada una de estas partes parecen haberse construido por separado. Y si bien sus procesos de creación resultan muy destacados, no terminan de encajar dando forma a un todo sólido y provocador. Cada parte tiene una entidad personalísima y, por eso, el espectador tendrá que reconformarlas en su interior y descubrir unos resultados que lo movilizarán o no. Tal vez no encuentre ningún discurso verdaderamente develador. Entonces, sólo se quedará con unas inquietas imágenes.

En lo individual, cada una de las partes aludidas, concebidas por Alejandra Radano, Diego Vila, Diego Bros y Gonzalo Córdova demuestra un trabajo muy riguroso, de buena factura y creatividad plena.

Este collage escénico sólo lo cerrará un espectador atento y que esté muy dispuesto a dejarse llevar por ese mundo dislocado que se proyecta desde el escenario*****

foto by Charly Borja***

las12
fVIERNES, 8 DE OCTUBRE DE 2010**TEATRO

El camino de los sueños***Por Moira Soto

Momento culminante en su carrera artística, Alejandra Radano está presentando su propio espectáculo, La InHumana, en complicidad con el músico Diego Vila, Gonzalo Córdova y Diego Bros. Travesía onírica donde se funden música y teatro, artes visuales y poesía.

En una carretera perdida que zigzaguea en un paisaje mental, avanza, oscila, trastrabilla, se eleva una inquietante figura femenina, ¿es una loca de amor no correspondido, la muñeca a cuerda de una caja de música o acaso una criatura artificial animada, del gremio de la Olimpia de Hoffmann, de Las hortensias de Felisberto Hernández? La misteriosa muchacha de blanco, de ojos magnificados por el maquillaje, tomada por la música empieza a cantar la desdicha extrema de la florista que ha tronchado azucenas y jazmines, todas las flores de su jardín para poder pagar la sepultura de su hombre fiel, pero la plata no le alcanzó… Un melodrama, sí, que hace honor a la etimología de la palabra y a la desmesura del género, espejismo exacerbado de la llamada vida real. Pero no hay lágrimas en la voz de la muchacha que pone el énfasis en otro lado, como si estuviera descubriendo ese increíble tema de Vescia, La florista  (1936), y a la vez lo fuera examinando, casi desmenuzando a medida que lo entona.

Porque Alejandra Radano, creadora (en sociedad con el brillante músico Diego Vila), directora e intérprete de La InHumana, ha elegido un registro extrañado para interpretar estas canciones que, enlazadas por temas de Vila, van tramando un relato donde los corazones sangrantes, las ilusiones perdidas, las ansias clausuradas, la oscuridad y la desesperanza apuntalan una poética que muta y se desvía cuando copa la escena una Joan Crawford, dos Joan Crawford –la femenina, la masculina– de rojo profundo y hombreras generosas. Poética que explota cuando Radano dice el tremendo texto “Las tres manzanas podridas”, de León Felipe, o al cantar de manera estremecedora la galopa “Monte Virgen”, de Acho Manzi, siempre con el hilo conductor musical de Vila, que lleva naturalmente al grito provocador de Future is Now, de Nina Hagen. Antes, Jacqueline Perrotin (Valz Infantile), Roland Topor (Les couleurs), Les Rita Mitsouko (La chica sin edad), Peres Freire (Maldito tango): hallazgos impagables.

Alejandra Radano no ha viajado en vano dentro y fuera del país, por eso ahora puede hacer esta depurada travesía sobre el escenario del CCC: desde recorrer la provincia de Buenos Aires en la ruta de las obras del arquitecto Francisco Salamone, a dedicarse a encontrar joyas de la música en cualquier latitud, la ecléctica cantante y actriz, a la vez desarrollando una intensa carrera, no ha cesado de cultivar todas las artes con fervor. La Inhumana empieza a gestarse hace unos cinco años: “Tenía ese título sin saber bien por qué, hasta que vi la película de Marcel L’Herbier y me enteré de que había sido hecha para defender las artes decorativas modernas, en 1924. Me apropié de esa causa, pensé este espectáculo en parte con ese fin. Aunque si hablamos de cine, tendría que nombrar también a Georges Franju y films suyos como Judex y Los ojos sin rostro, que me fascinan”. Y quizás también mencionar el vanguardista Ballet Mécanique de Fernand Léger, también de 1924, porque una de las definiciones que Radano hace de su creación –aparte de banda sonora de un film, música sintética, performance sonora– es precisamente la de ballet mecánico. Años tomando apuntes, eligiendo temas que le resonaran y dejando que se relacionaran en su inconsciente, trabajando con Vila para conseguir “una lógica musical”. Los múltiples referentes se fueron decantando, quedó el concepto tamizado, la obra empezó a volverse autónoma, personal. Lo suficiente como para recibir una visita de Joan Crawford, el hipnótico ballet de Pablo Rotemberg que arranca por su cuenta, separado de La Inhumana, y que terminará integrándose cerca del final.

Banda sonora desde lo musical, bande dessinée desde la escenografía (Gonzalo Córdova, también creador de la magnífica iluminación) con ese rayo de historieta demarcando el camino de la chica de blanco que se puede volver cisne y decaer, fantásticamente vestida por Pablo Ramírez (quien hizo los diseños a partir de las carpetas, las músicas, las ideas que le acercó Radano, cuando la obra aún no existía). Entre Liliana Porter y Horst P Horst, Marinetti y Max Ernst, justo es citar la fructífera influencia de Gilbert Garcin, fotógrafo francés contemporáneo que a los 64 empezó a realizar fotomontajes, convirtiéndose en estrella de las artes visuales.

Rebosante de energía y creatividad, Radano hará próximamente unas performances en Milión, con Carlos Casella y Diego Bros (coreógrafo necesario de La Inhumana), y asistirá al Festival Cervantino en Azul, en el Teatro Español, precisamente frente a la plaza donde zigzaguean los mosaicos diseñados por su venerado Salamone. A continuación, iniciará una gira por Francia con Tatuaje, Cabaret Brecht Tango Broadway, algunas funciones de Tres Tangos. Quizás en algún momento, en algún avión, Alejandra encuentre tiempo para terminar de leer Gödel Escher Bach…                             

   *******************************************************************************************************************                                                                                                                                                                                                 ***foto by Eduardo Salvador Torres*****

La InHumana, los viernes y sábados a las 0.15, a $30, hasta fines de octubre en la Sala Solidaridad del Centro Cultural de la Cooperación, Corrientes 1543

TEATRO

Un sueño realizado

“La inhumana”, de Alejandra Radano Se estrena hoy después de una larga elaboración junto al pianista Diego Vila.

Por Eduardo Slusarczuk Eslusarczuk@clarin.com

Más de cinco años se tomó Alejandra Radano para darle forma a La inhumana , un “slapstick musical” que estrena esta noche en el Centro Cultural de la Cooperación. “Sin duda alguna, se trata de teatro musical. Con un formato cercano a la banda sonora de una película”, precisa.

La autora, que también dirige y actúa la obra, señala el filme del mismo nombre, que el francés Marcel L´Herbier dio a luz en 1924, como punto de partida. “L´Herbier hizo su película con la excusa de defender las artes modernas. Yo lo hago con la mera excusa de defender el teatro musical. A partir de esa idea, la música, el sonido y la luz asumen el rol protagónico. En ese contexto, yo soy la comunicadora de esa idea”, explica.

Justificación explícita del camino que Alejandra Radano transitó en el armado de La inHumana , cuyo argumento resume como la historia de una persona que cae dentro de ella misma, con un accidente como hecho teatral visible.

“Nuestra primera necesidad fue lograr una lógica musical. Lo teatral adquirió un espacio de mayor importancia recién en segunda instancia. Al tener la musicalidad, tenía la teatralidad”, puntualiza.

De allí la trascendencia que le adjudica al trabajo que compartió con el pianista y arreglador Diego Vila. Radano amplía: “Tomé canciones de un repertorio popular que tiene mucho que ver con mis idas y venidas a Europa. Temas de Vinicio Capossela, Nina Hagen, Pascal Comelade, los franceses Les Rita Mitsouko” Todo, invadido por su mirada, y englobado en un concepto de “música sintética”, que la actriz asocia de inmediato con la banda alemana Kraftwerk, “primer exponente sintético en el pop”.

Estética que conecta con la obra del arquitecto siciliano Francisco Salamone, responsable de monumentales obras que rompen la monotonía en varios puntos de nuestra pampa húmeda, de quien Radano tomó “abstracciones” que interpoló en el afiche de la obra, y en su idea visual.

En ese marco se intercala John Crawford , obra de Pablo Rotemberg, que la artista suma a su arsenal de recursos para exponer su discurso personal.

“En definitiva, lo que me interesa -cierra- es poder expresarme a través de mi lenguaje. Sin necesidad de conclusiones, sino de construcción.”

“La inhumana”, de Alejandra Radano y Diego Vila, va viernes y sábados de septiembre, a las 0.15, en el Centro Cultural de la Cooperación, Av. Corrientes 1543. Entrada $30.
Be the first to start a conversation

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: